¿Cómo ayuda la vaselina a la piel atópica?

¿Cómo ayuda la vaselina a la piel atópica?

¿Te han hablado de que la vaselina es buena para la piel atópica y te gustaría saber si es verdad? Este post ha sido pensado para resolver todo tipo de dudas acerca del uso de vaselina en pieles atópicas, personas con eccemas cutáneos.

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria muy común en el mundo occidental. Afecta al 10% de la población mundial (entre el 10-20% de niños y el 2-5% de adultos). Sólo en los últimos 30 años, el número de casos ha aumentado en un 200-300%.

Este trastorno se debe a una reacción de hipersensibilidad de la piel (similar a una alergia), que desencadena una inflamación crónica de la piel que cursa con erupciones escamosas, sequedad, picor e irritación. Se conoce que las personas con dermatitis atópica también carecen de ciertas proteínas de la superficie de la piel. Y como resultado, la piel se irrita con más facilidad.

Aplicación y uso de vaselina en pieles atópicas

Para evitar que la piel se irrite con mayor frecuencia (y conseguir que brotes de la enfermedad se espacien en el tiempo), es importante que la piel se mantenga suave e hidratada en todo momento. Para ello, puedes usar una loción, crema o ungüento (como la vaselina deportiva) 2 a 3 veces al día.

Por sus características, la vaselina deportiva ha demostrado adaptarse muy bien a las necesidades de las personas con piel atópica. Primero de todo porque mantiene la hidratación de la piel, uno de los requisitos principales. Además, su aplicación sobre la piel puede proteger las áreas más sensibles (o inflamadas) del roce continuo con la ropa. Por lo que te asegurarás que la piel no se irrite con tanta facilidad (y evitarás posibles complicaciones que puedan derivarse del roce).

Por eso es muy recomendable el uso de vaselina en pieles atópicas, es aconsejable aplicarse el producto después del baño o la ducha, sobre la piel limpia y seca. Puedes usarla con más frecuencia en los meses de invierno o si trabajas en contacto directo con un aparato de aire acondicionado.

Cuidado diario de la piel atópica

Prestar una atención especial a la piel atópica puede ayudarte a reducir la necesidad de tomar medicinas (antibióticos, antiinflamatorios y/o antihistamínicos). Por eso, siempre que podamos, es muy recomendable seguir una serie de pautas y consejos que te ayudarán a convivir mejor con la atopia:

  1. Evita la utilización de jabones con detergente, ya que irritan y resecan la piel. Puedes lavarte sólo con agua (reservando el uso de jabón para la axilas, genitales y pies) o puedes optar por un jabón sin detergente.
  1. Evita el calor excesivo. La mayoría de los pacientes con dermatitis ven cómo el calor hace empeorar sus eccemas. Elige las vacaciones pensando en tu piel, por ejemplo, visita destinos frescos o lugares con posibilidad de bañarse en el mar, ya que el agua de mar ayuda a reducir la inflamación.
  1. Evita el contacto directo con la lana y con las ropas gruesas.
  2. Evita usar productos que hayas identificado que pueden agravar tu eccema: perfumes, cremas, maquillajes… Lo mismo con los alimentos: lleva un diario con los alimentos y bebidas que puedan empeorar tus síntomas.
  1. Sigue cuidando e hidratando la piel de forma rutinaria. Aplícate vaselina deportiva 2 o 3 veces al día.
  1. Puedes usar de forma ocasional cremas de corticoides, sólo si tu dermatólogo te lo ha recomendado.

Ahora que ya sabes todo lo que puede hacer la vaselina deportiva para cuidar tu piel atópica, ¿por qué no te animas a probarla? Te recomendamos la lectura de este post sobre los beneficios de la vaselina deportiva de farmacia. ¡Visita a tu farmacéutico!

* Si tienes dudas relacionadas con tu enfermedad, te recomendamos que visites a tu dermatólogo, médico de familia o farmacéutico de confianza.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *